C.5. Programas para particionar en Debian

Los desarrolladores de Debian han adaptado una gran cantidad de programas para particionar. De esta forma, se puede trabajar en una gran cantidad de discos duros de las diversas arquitecturas soportadas por Debian. A continuación, se presenta una lista de los programas que se pueden aplicar a su arquitectura.

partman

Herramienta original de Linux para particionar discos. Esta «navaja suiza» también puede ajustar el tamaño de las particiones, crear sistemas de ficheros (como se llama en Windows a “formatear”) y asignarlos a sus respectivos puntos de montaje.

fdisk

Es la herramienta original de Linux para particionar discos, buena para expertos.

Sea cuidadoso si tiene una partición de FreeBSD en su máquina. Los núcleos instalados traen soporte para este tipo de partición, pero la manera en que fdisk la representa, puede (o no) ser un poco diferente. Para más información, revise el CÓMO de Linux+FreeBSD.

cfdisk

Una herramienta para particionar a pantalla completa, muy fácil de usar. Recomendada para la mayoría de los usuarios.

cfdisk no reconoce las particiones de FreeBSD, y nuevamente, los dispositivos mostrados en pantalla pueden ser un tanto diferentes a los que realmente tiene.

Se ejecutará uno de estos programas por omisión cuando seleccione Particionar discos duros (o similar). Puede utilizar otro programa de particionado desde el intérprete de órdenes en VT2, pero esto no es recomendable.

No se olvide de marcar su partición como “Bootable” (arrancable).

C.5.1. Particionado en AMD64

Puede tener que ajustar el tamaño de su partición para disponer de suficiente espacio libre para la instalación de Debian si ya tiene algún otro sistema operativo como DOS o Windows, y desea preservarlo mientras haga la instalación. El instalador puede ajustar los tamaños de sistemas de ficheros FAT y NTFS; cuando llegue al paso de particionado en la instalación deberá elegir la opción Manual y simplemente seleccionar una partición ya existente para cambiar su tamaño.

Generalmente, la BIOS del ordenador añade restricciones adicionales para particionar el disco. Hay un límite del número de particiones “primarias” y “lógicas” que se pueden crear. Adicionalmente, con las BIOS fabricadas antes de 1994–98, existen limitaciones sobre los dispositivos desde los cuales se puede iniciar el sistema. Para mayor información, vea la documentación acerca de Cómo particionar en Linux y la FAQ de la BIOS Phoenix, de cualquier manera, esta sección incluye una visión general para guiarlo en la mayoría de las situaciones posibles.

Las particiones “primarias” son el método original de particionado para discos. Sin embargo, solamente puede haber cuatro de ellas. Para rebasar esta limitación, se inventaron las particiones de tipo “extendida” y “lógica”. Estableciendo su partición primaria como partición extendida, puede subdividir todo su espacio asignado dentro de ésta en particiones lógicas. Puede crear hasta 60 particiones lógicas en cada partición extendida; sin embargo, puede tener solamente una partición extendida por disco.

Linux limita a 15 particiones como máximo por cada disco SCSI (3 particiones primarias, 12 particiones lógicas), y 63 particiones en una unidad IDE (3 particiones primarias, 60 particiones lógicas). Sin embargo, los sistemas Debian GNU/Linux comunes proveen sólo 20 dispositivos por partición, por lo tanto, no podrá instalar sobre la partición número 20 o siguientes, a menos que haya creado manualmente los dispositivos para esas particiones.

Si tiene un disco IDE relativamente grande, y no esta utilizando LBA, ni conductores de «overlay» (proporcionados a veces por los fabricantes de los discos duros), la partición de inicio de su máquina (aquella que contiene la imagen del núcleo Linux) debe estar ubicada en los primeros 1024 cilindros de su disco duro (generalmente alrededor de 524 megabytes, sin considerar la traducción que realiza el BIOS).

Esta restricción no se aplica si tiene un BIOS relativamente nuevo, (posterior a 1995–98, dependiendo del fabricante) que soporte las “especificaciones avanzadas de los discos duros”. Ambos Lilo, el gestor de arranque de Linux, y la alternativa de Debian mbr deben usar la BIOS para leer el núcleo desde el disco y cargarlo en la RAM. Si la BIOS dispone de las extensiones «int 0x13» de acceso a discos grandes, se usarán esas extensiones. De otra manera, se utilizará la interfaz nativa de acceso a disco, que no se podrá usar para acceder a posiciones superiores al cilindro 1023. Una vez que se inicie Linux, no tiene importancia el BIOS que tenga, ya que las restricciones ya no se aplican más, puesto que Linux no utiliza el BIOS para acceder a los discos.

Si posee un disco grande, podría tener que usar las técnicas para la traducción de cilindros, las cuales pueden ser configuradas desde el BIOS, opciones, tales como LBA (Dirección lógica de bloques) o traducción de modo (“grande”), a través de CHS. Puede ver más información acerca de estos problemas con discos grandes en la Documentación acerca de discos grandes. Si está usando un esquema de traducción de cilindros, y su BIOS no tiene la extensión para soportar discos grandes, su partición de arranque debe estar dentro de los primeros 1024 cilindros (según la visión traducida de la BIOS).

La manera recomendada de solucionar este problema, es creando una pequeña partición (25 a 50 MB deberían ser suficientes) al principio del disco para usarla como partición de arranque, y después, en el área restante, crear las otras particiones que desee tener. Esta partición de arranque, se debe montar en /boot, ya que es en este directorio donde se almacenarán los núcleos de Linux. Está configuración funcionará en cualquier sistema, sin importar si se utiliza traducción LBA o CHS, ni tampoco si su BIOS soporta las extensiones para discos grandes.