3.5. Preparticionado para sistemas multiarranque

Particionar el disco duro se refiere simplemente al acto de dividir el disco en secciones. De esta forma cada sección es independiente de las otras. Es como colocar paredes dentro de una casa, si añade muebles a una habitación no afecta a las otras.

Si ya tiene un sistema operativo en su ordenador y desea colocar Debian en el mismo disco, necesitará reparticionar el disco. Debian requiere sus propias particiones de disco duro. no puede instalarse en particiones de Windows o MacOS. Podría tener la posibilidad de compartir algunas particiones con otros sistemas Unix, pero este tema no se cubre en este manual. Al menos necesitará una partición dedicada para el sistema de ficheros raíz de Debian.

Puede encontrar información del estado actual de sus particiones usando una herramienta de particionado para su sistema operativo actual , como Drive Setup, HD Toolkit o MacTools . Las herramientas de particionado siempre disponen de una opción en la que se pueden mostrar las particiones existentes sin realizar cambios.

En general, cambiar una partición con un sistema de ficheros existente destruirá cualquier información que contenga. Por lo tanto, siempre deberá efectuar copias de seguridad antes de hacer un reparticionado. Usando la analogía de la casa, probablemente querría mover todos los muebles antes de mover una pared, en caso contrario se arriesga a destruirlos.

Si su ordenador tiene más de un disco duro, podría usar uno de ellos para dedicarlo completamente a Debian. De ser así, no necesita particionar este disco antes de iniciar el sistema de instalación; el instalador incluye un programa de particionado que puede hacer el trabajo adecuadamente.

Si su máquina solamente tiene un disco duro y desea reemplazar totalmente el sistema operativo actual con Debian GNU/Linux, también puede esperar a particionar como parte del proceso de instalación (Sección 6.3.3, “Particionado y elección de punto de montaje”), después de que inicie el sistema de instalación. Sin embargo solamente funciona si planea arrancar el sistema de instalación desde cinta, CD-ROM o ficheros en una máquina conectada. Considere lo siguiente: si arranca desde ficheros ubicados en el disco duro y luego particiona el mismo disco duro donde está el sistema de instalación, eliminando por tanto los ficheros de arranque, más le vale que la instalación sea exitosa la primera vez. Al menos en este caso, debería tener alguna alternativa para revivir su máquina, como cintas o CDs del sistema de instalación original.

Si su máquina ya tiene particiones múltiples y suficiente espacio en el disco duro que pueda añadirse al eliminar y reemplazar una o más de éstas, entonces también puede esperar y usar el programa de particionado del instalador. Todavía deberá leer el material siguiente, puesto que podría haber circunstancias especiales, tales como el orden de las particiones existentes en el mapa de particiones, que inevitablemente le fuercen a particionar antes de instalar.

En cualquier otros caso, necesitará particionar su disco duro antes de iniciar el proceso de instalación para crear espacio particionable para Debian. Si algunas de las particiones pertenecerán a otros sistemas operativos, deberá crearlas usando los programas nativos de particionado de esos sistemas operativos. Le recomendamos que no intente crear particiones para Debian GNU/Linux con las herramientas de otros sistemas operativos. En su lugar, simplemente deberá crear las particiones nativas del sistema operativo que desee quedarse.

Si va a instalar más de un sistema operativo en la misma máquina, deberá instalar todos los sistemas operativos antes de proceder con la instalación de Debian. Las instalaciones de Windows y otros sistemas operativos pueden destruir su capacidad de iniciar Debian o animarle a formatear de nuevo particiones que no sean nativas.

Puede recuperarse de estas acciones o evitarlas, pero evitará estos problemas si instala primero el sistema nativo.

Para que el OpenFirmware arranque Debian GNU/Linux automáticamente las particiones Linux deben aparecer antes del resto de las particiones del disco, especialmente las particiones de arranque de MacOS. Téngalo en cuenta cuando preparticione, deberá crear una partición para Linux antes de las otras particiones arrancables del disco. (Las particiones pequeñas dedicadas a los controladores de disco de Apple no son arrancables). Después puede eliminar el espacio con las herramientas de particionado de Debian durante la instalación real y reemplazarlas con particiones Linux.

Si actualmente tiene un disco duro con una partición (una configuración común para ordenadores de escritorio) y desea un sistema multiarranque con el sistema operativo nativo y Debian, necesitará:

  1. Efectuar copias de seguridad de todo lo existente en el ordenador.

  2. Arrancar desde el medio de instalación del sistema operativo nativo como CD-ROM o cintas. Cuando arranque desde el CD de MacOS, mantenga presionada la tecla c mientras arranca, esto fuerza a que el CD sea el sistema activo de MacOS.

  3. Usar las herramientas nativas de particionado para crear particiones de sistema nativas. Deje una partición o espacio libre para Debian GNU/Linux.

  4. Instalar el sistema operativo nativo en su nueva partición.

  5. Arrancar nuevamente en el sistema operativo nativo para verificar que todo esté bien, y descargar los ficheros de arranque del instalador de Debian.

  6. Arrancar el instalador de Debian para continuar la instalación de Debian.

3.5.1. Particionado en MacOS/OSX

Puede encontrar la aplicación Apple Drive Setup en el directorio Utilities del CD de MacOS. Este programa no ajustará las particiones existentes, está limitado a particionar el disco entero a la vez. No se muestran l as particiones del controlador del disco en Drive Setup.

Recuerde crear una partición provisional para GNU/Linux, preferiblemente ubicada en primer lugar en la estructura del disco. No importa de qué tipo sea, será borrada y reemplazada después por el instalador de Debian GNU/Linux.

Es mejor crear particiones separadas para OS 9 y OS X Si planea instalar tanto MacOS 9 com OS X. Debe usar Startup Disk (y reiniciar) para elegir entre ambos si éstos están instalados en la misma partición. No podrá seleccionar uno de los dos sistemas en el momento del arranque. Aparecerán opciones separadas para OS 9 y OS X al mantener presionada la tecla option en el momento del arranque si dispone de particiones separadas. También podrá instalar distintas opciones en el menú de arranque de yaboot. Además, «Statup Disk» puede desmarcar todas las otras particiones, lo que puede afectar el arranque de GNU/Linux. Las particiones de OS 9 y OS X serán accesibles tanto desde OS 9 como desde OS X.

GNU/Linux no es capaz de acceder a la información en particiones UFS pero sí puede hacerlo en particiones HFS+ (también conocidas como MacOS extendida). OS X exige uno de estos dos tipos para su partición de arranque. Puede instalar MacOS 9 tanto en HFS (también conocida como MacOS estándar) como en HFS+. Generalmente es útil disponer de una partición de intercambio con la que poder intercambiar información entre los sistemas MacOS y GNU/Linux. Tanto MacOS como Linux puede acceder a particiones HFS, HFS+ y MS-DOS FAT.