4.1. Juegos oficiales de CD/DVD-ROM de Debian GNU/Linux

Por muchas razones la forma más simple es instalar Debian GNU/Linux desde un juego oficial de CD/DVD-ROM. Puede comprar un juego a algún proveedor (vea la página de vendedores de CD). También podría descargar las imágenes de CD/DVD-ROM desde una réplica de Debian y hacer su propio juego, si tiene una conexión de red rápida y una grabadora de CD/DVD (para instrucciones detalladas vea la página de CD de Debian y la página de PUF de CD de Debian). Si tiene un juego de CD/DVD de Debian y su máquina es capaz de arrancar desde un CD/DVD,puede pasar al Capítulo 5, Arranque del sistema de instalación. Se ha invertido un gran esfuerzo para garantizar que los ficheros que necesita la mayoría de personas estén en los primeros CD o DVD, para poder realizar una instalación básica de escritorio solo con el primer DVD o, de forma limitada, incluso solo con el primer CD.

Debido a que los CD tienen una capacidad limitada para los estándares actuales, no todos los entornos gráficos de escritorio se pueden instalar solo con el primer CD; la instalación de algunos entornos de escritorio mediante CD requiere bien la conectividad de red durante la instalación para descargar los ficheros restantes, o bien CD adicionales.

Si su máquina no permite el arranque desde CD, pero tiene un juego de CD, puede usar una estrategia alternativa como disquetes, disco duro, arranque desde red, o cargar manualmente el núcleo desde el CD para arrancar inicialmente el sistema de instalación. Los ficheros que necesitará para arrancar por otros métodos también están en el CD, el archivo de red de Debian es idéntico a la organización de los directorios de los CD. De modo que cuando se mencionen rutas de ficheros para ficheros concretos necesarios para arrancar, busque estos ficheros en los mismos directorios y subdirectorios en su CD.

Una vez que el instalador haya arrancado, éste podrá obtener el resto de los ficheros necesarios desde el CD.

Si no tiene un juego de CD, tendrá que descargar los ficheros del sistema de instalación y ubicarlos en un disquete o el disco duro o un ordenador conectado a la red de modo que puedan usarse para arrancar el instalador.