3.5. Preparticionado para sistemas multiarranque

Particionar el disco duro se refiere simplemente al acto de dividir el disco en secciones. De esta forma cada sección es independiente de las otras. Es como colocar paredes dentro de una casa, si añade muebles a una habitación no afecta a las otras.

Si ya tiene un sistema operativo en su sistema que ocupa el disco completo, y desea colocar Debian en el mismo disco, necesitará reparticionar el disco. Debian requiere sus propias particiones de disco duro. No se puede instalar en particiones de Windows o Mac OS X. Podría tener la posibilidad de compartir algunas particiones con otros sistemas Unix, pero este tema no se cubre en este manual. Al menos necesitará una partición dedicada para el sistema de ficheros raíz de Debian.

Puede encontrar información del estado actual de sus particiones mediante una herramienta de particionado para su sistema operativo actual , como Disk Utility, Drive Setup, HD Toolkit o MacTools . Las herramientas de particionado siempre disponen de una opción en la que se pueden mostrar las particiones existentes sin realizar cambios.

En general, cambiar una partición con un sistema de ficheros existente destruirá cualquier información que contenga. Por lo tanto, siempre deberá efectuar copias de seguridad antes de hacer un reparticionado. Usando la analogía de la casa, probablemente querría mover todos los muebles antes de mover una pared, en caso contrario se arriesga a destruirlos.

Muchos sistemas operativos modernos ofrecen la función de desplazar y redimensionar ciertas particiones presentes sin destruir su contenido. Esto permite la creación de espacio para particiones adicionales sin perder los datos presentes. Aunque habitualmente esto ofrece buen resultado, realizar cambios al particionado de un disco es una acción inherentemente peligrosa, y solo se debe realizar tras crear una copia de seguridad de todos los datos.

La creación y eliminación de particiones se puede realizar desde debian-installer así como desde un sistema operativo existente. Como regla general, el sistema que se va a utilizar debería crear la particiones que utilizará, esto es, las particiones que va a utilizar Debian GNU/Linux se deberían crear desde debian-installer, y las particiones que utilizará otro sistema operativo se debería crear desde el mismo. debian-installer es capaz de crear particiones distintas a Linux, y las particiones creadas de esta forma funcionan habitualmente sin problemas cuando son usados por otros sistemas operativos, pero hay algunos casos excepcionales donde esto puede provocar problemas. Por ello , se desea estar seguro, utilice las herramientas nativas de particionado para la creación de particiones para su uso por otros sistemas operativos.

Si va a instalar más de un sistema operativo en la misma máquina, debe instalar todos los sistemas operativos antes de proceder con la instalación de Debian. Las instalaciones de Windows y otros sistemas operativos pueden destruir su capacidad de arrancar Debian o animarle a formatear de nuevo particiones que no sean nativas.

Puede recuperarse de estas acciones o evitarlas, pero evitará estos problemas si instala primero el sistema nativo.

Para que el OpenFirmware arranque Debian GNU/Linux automáticamente las particiones Linux deben aparecer antes del resto de las particiones del disco, especialmente las particiones de arranque de Mac OS X. Téngalo en cuenta cuando preparticione, deberá crear una partición para Linux antes de las otras particiones arrancables del disco. (Las particiones pequeñas dedicadas a los controladores de disco de Apple no son arrancables). Después puede eliminar el espacio con las herramientas de particionado de Debian durante la instalación real y reemplazarlas con particiones Linux.

3.5.1. Particionado en Mac OS X

Puede encontrar la aplicación Disk Utility en el menú Utilities del CD de Mac OS X. Este programa no ajustará las particiones existentes, está limitado a particionar el disco entero de una vez.

Recuerde crear una partición provisional para GNU/Linux, preferiblemente ubicada en primer lugar en la estructura del disco. No importa de qué tipo sea, será borrada y reemplazada después por el instalador de Debian GNU/Linux.

Las herramientas de edición de la tabla de partición del instalador de Debian son compatibles con OS X, pero no con MacOS 9. Si piensa utilizar MacOS 9 y OS X, se recomienda instalar OS X y Debian en un disco duro, y poner MacOS 9 en un disco duro separado. Si pulsa la tecla opción durante el arranque, se muestran opciones separadas para OS 9 y OS X, y también se pueden instalar opciones separadas en el menú de arranque yaboot.

GNU/Linux no es capaz de acceder a la información en particiones UFS pero sí puede hacerlo en particiones HFS+ (también conocidas como MacOS extendida). OS X exige uno de estos dos tipos para su partición de arranque. Puede instalar MacOS 9 tanto en HFS (también conocida como MacOS estándar) como en HFS+. Generalmente es útil disponer de una partición de intercambio con la que poder intercambiar información entre los sistemas Mac OS X y GNU/Linux. Tanto Mac OS 9, Mac OS X y Linux pueden acceder a particiones HFS, HFS+ y MS-DOS FAT.