Product SiteDocumentation Site

Capítulo 8. Configuración básica: red, cuentas, impresión...

8.1. Configuración del sistema en otro idioma
8.1.1. Configuración del idioma predeterminado
8.1.2. Configuración del teclado
8.1.3. Migración a UTF-8
8.2. Configuración de red
8.2.1. Interfaz Ethernet
8.2.2. Conexión con PPP a través de un módem PSTN
8.2.3. Conexión a través de un módem ADSL
8.2.4. Configuración de red automática para usuarios itinerantes
8.3. Definición del nombre de equipo y configuración del servicio de nombres
8.3.1. Resolución de nombres
8.4. Bases de datos de usuarios y grupos
8.4.1. Lista de usuarios: /etc/passwd
8.4.2. El archivo de contraseñas ocultas y cifradas: /etc/shadow
8.4.3. Modificación de una cuenta o contraseña existente
8.4.4. Desactivación de una cuenta
8.4.5. Lista de grupos: /etc/group
8.5. Creación de cuentas
8.6. Entorno de consola
8.7. Configuración de impresoras
8.8. Configuración del gestor de arranque
8.8.1. Identificación de discos
8.8.2. Configuración de LILO
8.8.3. Configuración de GRUB 2
8.8.4. Para equipos Macintosh (PowerPC): configuración de Yaboot
8.9. Otras configuraciones: sincronización de tiempo, registros, acceso compartido…
8.9.1. Zona horaria
8.9.2. Sincronización de tiempo
8.9.3. Rotación de archivos de registro
8.9.4. Compartición de permisos de administración
8.9.5. Lista de puntos de montaje
8.9.6. locate y updatedb
8.10. Compilación de un núcleo
8.10.1. Introducción y prerequisitos
8.10.2. Obtención de las fuentes
8.10.3. Configuración del núcleo
8.10.4. Compilación y creación del paquete
8.10.5. Compilación de módulos externos
8.10.6. Aplicación de un parche al núcleo
8.11. Instalación de un núcleo
8.11.1. Características de un paquete Debian del núcleo
8.11.2. Instalación con dpkg
El propósito de un equipo con una instalación nueva creada con debian-installer es que sea tan funcional como sea posible, pero aún necesita configurar muchos servicios. Lo que es más, es bueno saber cómo modificar ciertos elementos de configuración definidos durante el proceso de instalación inicial.
Este capítulo revisa todo lo incluido en lo que llamaríamos «configuración básica»: red, idioma y locales, usuarios y grupos, impresión, puntos de montaje, etc.

8.1. Configuración del sistema en otro idioma

Si instaló el sistema utilizando el idioma francés, el equipo probablemente ya tenga configurado al francés como idioma predeterminado. Pero es bueno saber lo que realiza el instalador al configurar el idioma para que, luego si lo necesita, pueda cambiarlo.

8.1.1. Configuración del idioma predeterminado

Un locale es un grupo de configuraciones regionales. Incluyen no sólo el idioma para el texto, también el formato para mostrar números, fechas, marcas temporales y cantidades de dinero así como también reglas de comparación alfabética (para considerar caracteres acentuados correctamente). Aunque puede especificar cada uno de estos parámetros independientemente de los demás, generalmente utilizaremos un locale que es un conjunto coherente de valores para estos parámetros que corresponde con una «región» en el sentido amplio de la palabra. Generalmente se indican los locales en la forma código-idioma_CÓDIGO-PAÍS, a veces con un sufijo que indica un conjunto de caracteres y codificación a utilizar. Esto permite considerar diferencias idiomáticas o tipográficas entre diferentes regiones con un idioma en común.
El paquete locales incluye todos los elementos necesarios para que la «localización» de las aplicaciones funcione correctamente. Durante su instalación, este paquete le pedirá que seleccione un conjunto de idiomas compatibles. Puede cambiar este conjunto en cualquier momento ejecutando como root dpkg-reconfigure locales.
La primer pregunta le pedirá que seleccione las «locales» a incluir. Seleccionar todas las locales de inglés (es decir todas las que comiencen con «en_») es una elección razonable. No dude en habilitar otras locales si la máquina va a ser utilizada por usuarios extranjeros. Se almacenará la lista de locales activadas para el sistema en el archivo /etc/locale.gen. Es posible editar este archivo a mano pero debería ejecutar locale-gen luego de cualquier modificación. Generará los archivos necesarios para que funcionen las locales agregadas y eliminará archivos obsoletos.
La segunda pregunta, titulada «Locale predeterminada para el entorno del sistema», pedirá un locale predeterminado. La opción recomendada en Estados Unidos es «en_US.UTF-8». Los angloparlantes británicos preferirán «en_GB.UTF-8» y los canadienses preferirán «en_CA.UTF-8» o el francés «fr_CA.UTF-8». Se modificará el archivo /etc/default/locale para almacenar esta elección. Desde ese momento, todas las sesiones de usuario estáran al tanto del cambio ya que PAM agregará su contenido en la variable de entorno LANG. (N.T. los castellanoparlantes seguramente preferirán «es_XX.UTF-8», donde XX representa el código ISO del pais, como es_ES para España o es_AR para Argentina)

8.1.2. Configuración del teclado

Aún cuando se gestiona la distribución del teclado de formas diferentes en una consola y en el modo gráfico, Debian ofrece una interfaz de configuración única que funciona para ambos: está basada en debconf y la implementa el paquete keyboard-configuration. Por lo tanto, puede ejecutar dpkg-reconfigure keyboard-configuration para establecer la distribución de teclado.
Las preguntas son relevantes para la distribución física del teclado (un teclado de PC estándar en los Estados Unidos sería «Genérico 104 Teclas»), luego la distribución a utilizar (generalmente «US»), y luego la posición de la tecla AltGr (Alt derecho). Finalmente pregunta por la tecla a utilizar para «Compose» que permite ingresar caracteres especiales combinando teclas. Presionar sucesivamente Compose ' e creará una e acentuada («é»). Se describen todas estas combinaciones en el archivo /usr/share/X11/locale/en_US.UTF-8/Compose (u otro archivo según el locale actual indicado por /usr/share/X11/locale/compose.dir).
La configuración de teclado para el modo gráfico aquí descripta sólo afecta la distribución predeterminada; los entornos GNOME y KDE, entre otros, proveen un panel de control de teclado entre sus preferencias que le permite a cada usuario tener su propia configuración. Éstos paneles de control también proveen algunas opciones adicionales sobre el comportamiento de algunas teclas particulares.

8.1.3. Migración a UTF-8

La generalización de la codificación UTF-8 es una solución muy esperada a varias dificultades de interoperabilidad ya que facilita intercambios internacionales y elimina los límites arbitrarios de los caracteres que pueden ser utilizados en un documento. La única desventaja es que ha tenido que pasar por una etapa de transición difícil. Como no puede ser completamente transparente (es decir, no puede suceder al mismo tiempo en todo el mundo), se necesitaron dos operaciones de conversión: una en el contenido de los archivos y otra en los nombres de archivos. Afortunadamente, ya se completó la mayor parte de esta migración y la discutimos mayormente por cuestiones de referencia.
En cuanto a los nombres de archivos, la migración puede ser relativamente simple. Se creó la herramienta convmv (en el paquete del mismo nombre) específicamente con este propósito; permite cambiar el nombre de los archivos de una codificación a otra. El uso de esta herramienta es relativamente simple pero recomendamos realizarlo en dos pasos para evitar sorpresas. El próximo ejemplo muestra un entorno UTF-8 que contiene nombres de directorio codificados en ISO-8859-15 y utiliza convmv para cambiarlos.
$ ls trabajo/
?conos  Elementos gr?ficos  Textos
$ convmv -r -f iso-8859-15 -t utf-8 trabajo/
Starting a dry run without changes...
mv "trabajo/Elementos gr�ficos"        "trabajo/Elementos gráficos"
mv "trabajo/�conos"     "trabajo/Íconos"
No changes to your files done. Use --notest to finally rename the files.
$ convmv -r --notest -f iso-8859-15 -t utf-8 trabajo/
mv "trabajo/Elementos gr�ficos"        "trabajo/Elementos gráficos"
mv "trabajo/�conos"     "trabajo/Íconos"
Ready!
$ ls trabajo/
Elementos gráficos  Íconos  Textos
Para el contenido de los archivos, los procedimientos de conversión son más complejos debido a la cantidad de formatos de archivo existentes. Algunos formatos de archivos incluyen información de codificación que facilita las tareas al software con el que se los trata; es suficiente entonces abrir estos archivos y volver a guardarlos especificando la condificación UTF-8. En otros casos, debe especificar la codificación original al abrir el archivo (ISO-8859-1 o «Western», o ISO-8859-15 o «Western (Euro)» según el caso).
Para archivos de texto simples puede utilizar recode (en el paquete del mismo nombre) que permite recodificación automática. Esta herramienta tiene numerosas opciones que le permiten alterar su comportamiento. Le recomendamos consultar la documentación, la página de manual recode(1) o la página info recode (más completa).